Proyecto CUANDO UN GALGO ME CONTO UN CUENTO
para las jornadas de Arte y Naturaleza SCARPIA, en el Carpio, Cordoba.

Si la ropa fuera lienzo esta colección sería de papel, y el papel, de diferentes calidades, estaría contando un cuento. Con la indumentaria no solo nos encontramos con un lienzo o con un papel en blanco, sino con una escultura, un lienzo convertido a escultura y con una función tan poética como cubrir al cuerpo.
Ya que en estas jornadas de Scarpia hablamos de Arte y turismo, con este trabajo nos remitimos al suvenir, del francés souvenir: ‘objeto que sirve como recuerdo de la visita a un lugar’. El término se utiliza para los artículos que compras en los lugares que visitas como turista. A veces están marcados o grabados para indicar de donde proceden, y cualquiera que sea este objeto (que venden de todo) atesora a las memorias que están relacionadas a ese lugar.
Esta colección de prendas de vestir es un homenaje al pueblo del Carpio y a algunos de sus detalles y rincones. Como elemento principal he utilizado al galgo, animal elegante y fuerte, como símbolo de la tierra, de sus gentes, y a la carpa, que habita sus aguas más cercanas, las del Guadalquivir, un bello animal, que en Japón, denominado koi , simboliza la perseverancia ante la adversidad y la fuerza del propósito, por su manera de nadar contra corriente .